Perspectiva

A menudo,  arrastrados por la corriente dominante, arropados por la manada, movidos por la inercia, los seres humanos perdemos la perspectiva. Asumimos, aceptamos, compramos y hasta celebramos actos propios y ajenos que, con el paso del tiempo y una mínima distancia crítica, se nos acaban revelando equivocados y  hasta rechazables. La manida pero sensata frase  que acompaña a cada análisis de la crisis económica  (” hemos vivido por encima de nuestras posiblidades” ) nos da algunas pistas al respecto.

El mecanismo funciona tambien en sentido inverso, es decir, esta inercia irreflexiva  propia de un tiempo en el que las canciones no pueden durar más de 3 minutos y los noviazgos 7 meses, un tiempo en el que lo “efímero” es un valor -¿alguien me puede explicar por qué está de moda el arte efímero, las panaderías efímeras, los proyectos creativos éfimeros?- esa inercia acelerada, digo, no solo nos impide detectar nuestros errores, sino también deforma nuestros aciertos.

Viene todo esto a cuento de la mezcla de sensaciónes que estos dias me sobrevieneen el deambular callejero propio de la Aste Nagusia de Donostia. De reojo veo una ristra de  banderas oficiales ante el ayuntamiento  y me acuerdo de tantos años de tremendas broncas banderiles. Rios de tinta, sartas de principios morales, decenas de sesudos análisis politicos para llegar hasta aquí. Lan banderas frente a Alderdi Eder sin que -aparentemente- nadie repare en ellas.  Y paseo por el Boulevard y no tengo que pensar en qué hora es (“Adi. 20:00tan manifa bulen”)  o  si esa furgoneta policial que asoma por la esquina no será el preámbulo de una inesperada carrera. Me asomo al puerto y me arrastra una txaranga que a su vez arrastra a un indeterminado numero de jóvenes en diversos estados de embriaguez. Una multitud de  estética “martxa-eta-borroka” que, incomprensiblemente,   no me provoca inquietud,  asi que espontaneamente empiezo a grabar la escena con mi teléfono móvil para enviársela a un colega de Pamplona y demostrarle  con pruebas fehacientes que en Donostia también sabemos saltar detrás de un bombardino y que lo de ” se quiere usted callar que no me deja oir la txaranga” es un chiste genial pero tal vez un exceso como retrato del espiritu festivo donostiarra.  Y cuando levanto el movil sobre ese mar de cabezas empañoladas y sudorosas, de pronto, alguien, tal vez  con mas perspicacia que yo,  me dice que igual no es buena idea.  Y de repente me acuerdo que estoy en la Parte Vieja y que hasta anteayer  lo que yo estoy haciendo era un acto hostil,  algo que inmediatamente levantaba receclos, tal vez  justificados, tal vez no. Y entonces empiezo a repasar las asignaturas pendientes (están hoy en los periodicos) y me doy  cuenta de que tal vez a mí también me falta perspectiva.

¿Solo a mí?  Aparentemente el avance que hemos dado en normalización y convivencia en muy poco tiempo en Euskadi  es espectacular pero no me puedo quitar de la cabeza  el paralelismo con la ilusoria bonanza económica de hace unos años.   ¿Estaremos construyendo la casa por el tejado,  dando por resueltos problemas que no lo están,  simplemente porque ahora tienen menos visibilidad? La desaparición de la violencia de ETA y de la Kale Borroka y la decisión del Estado de permitir la progresiva reintegración en la vida política de quienes fueron excluídos de ella ( autoexcluídos, dirán algunos)  nos han colocado en un escenario muy cómodo para la inmensa mayoría, tanto que como sociedad corremos el riesgo de olvidar cuánto ha costado llegar hasta aquí. No quisiera ser aguafiestas pero en medio de este buenrollismo general creo que toca recordar cuánto queda por hacer para que dentro de unos años no tengamos que explicar una crisis -esta no económica- recurriendo a la manida pero sensata frase de que “vivíamos por encima de nuestras posibilidades”.

Anuncios

Acerca de JUAN CARLOS ETXEBERRIA

Periodista vasco. Trabajo actualmente en los servicios informativos de Euskal Telebista (ETB) elaborando reportajes para los informativos Gaur Egun y Teleberri
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Periodismo y política en Euskadi y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Perspectiva

  1. ruffian dijo:

    Ostia. Que texto más bueno.

    Admirado periodista, eres un poco huevazos con tu propio blog pero leer textos como este me agradan un montón. Ya te comente en alguna ocasión anterior, que escribes muy poco aqui y que debías de hacerlo mucho. El motivo es muy egoista por mi parte. Me encanta leer lo que escribes y siempre me parece que lo haces desde un punto de vista muy adecuado.

    Mis más sinceras felicitaciones.

    • Muchas gracias por los halagos, ruffian. Ciertamente el periodista vocacional y el huevón profesional conviven fraternalmente en mi interior pero reconozco que en época estival el segundo se impone a el primero. Este tipo de actividades no remuneradas es lo que tiene…que escribes sólo cuando te apetece y además lo haces cómo y sobre lo que se te pone en la punta de la nariz. Un saludo.

  2. ruffian dijo:

    Vi el viernes el reportaje que hiciste para Teleberri sobre el coste de un día de Semana Grande en San Sebastián para una familia de la provincia de cuatro miembros.

    Genial. De lo mejor que he visto últimamente. Serio y objetivo sin cargar las tintas contra nadie y presentando los hechos como son.

    Eso si, supongo que la todopoderosa Asociación de hosteleros de San Sebastián te habrá declarado persona non grata y habrán pedido el destierro para ti por atentar contra la sacrosanta hostelería donostiarra.

    Zorionak. Hi haiz hi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s