Impotencia

Todavía soy joven. Lo sé porque aun conservo bastante intacta la capacidad de darme cuenta de que hay gente mucho mas sabia que yo.  Dos de esas personas, dos hombres entrados en años que atesoran una  inteligencia y capacidad de liderazgo fuera de toda duda,  me han hecho pensar mucho esta semana. Uno está muerto. El otro no.

El primero es Steve Jobs. Probablemente habréis leído estas palabras suyas: “Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto. Durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer? Y cada vez que la respuesta ha sido no varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.”

La segunda persona que me ha hecho pensar es Pedro Luis Uriarte, ex consejero de economía con Garaikoetxea, ex-consejero delegado del BBVA y ex-presidente de Innobasque. A comienzos de esta semana pronunció una conferencia en Bilbao sobre “las tendencias  a medio y largo plazo de la economía mundial”. El título me hizo sonreír. Pensé que seguramente ahora mismo la única manera de mirar a la economía mundial sin marearse sea a medio y largo plazo; a corto todo se ve borroso. La conferencia resulto magnífica. Un resumen en 45′ de la transformación del mundo desde el punto de vista económico en los últimos  1.000 años. Didáctico, entretenido y apoyado en datos. Señalaba Uriarte que ante la actual crisis económica hay 3 modelos de respuesta: la depresión, el conformismo ( mayoritario en Euskadi, decía, “porque todavía vivimos muy bien”) y, por último, la transformación. “Ya lo hicimos en los 80 en Euskadi. Deberíamos hacerlo ahora. Pensar diferente. Hacer cosas diferentes. El siglo XIX fue europeo, el XX americano, el XXI sera asiático. Al desplazamiento del capital financiero y humano hacia Asia se esta uniendo el desplazamiento del conocimiento. Y no nos estamos dando cuenta. Debemos cambiar”

A estas alturas te imagino, lector, preguntándote si efectivamente has entrado a un blog sobre “actualidad y periodismo” o si, tal vez, has enlazado por error con algún foro de auto ayuda. Un poco de paciencia.

Cambiar. Transformar lo que no nos gusta.  En mayo de 2009 la media de los Teleberris superaba el 21%. Los del mediodía y los del fin de semana rebasaban habitualmente esos porcentajes. En 27 de enero de ese año Teleberri 1 alcanzó su máximo histórico con motivo de unas inundaciones: 36,9% , 250.000 espectadores. Los datos a día de hoy no son públicos y por tanto no los puedo reflejar en este blog, pero si puedo decir que achacarlos a la TDT o a la merma de recursos económicos que la tele ha sufrido en los dos últimos años es un tremendo insulto a la inteligencia. Y también puedo decir que son datos que no me gusta ver porque reflejan el deterioro de un proyecto que a mi me hacia decir “sí” por la mañana ante el espejo, “sí” porque  como Jobs (perdón por la petulancia) estaba haciendo lo que quería hacer. Y eso no ocurría todos los días, pero sí muchos. Demasiados como para traicionarlos ahora con un silencio conformista, un silencio que  solo me arrastra a la tristeza y la melancolía.  Además…me consta que eramos muchos, no todos, los que por la mañana decíamos “sí”. ¿Cuántos “sí” hay ahora?

Y no quiero olvidarme de las decenas de periodistas,  toda una generación, que por ser eventuales llegan a este punto en el que pueden ver seriamente afectada  su vida laboral y su desarrollo profesional. Oímos hablar de recortes no traumáticos como si no renovar un contrato a alguien que lleva 15 años encadenando sustituciones fuese algo normal, como si toda la experiencia, todo lo aprendido en 15 años, no valiese nada.

Cambiar. Transformar. Hacer otras cosas y hacerlas bien. Corregir errores, apuestas tal vez bien intencionadas pero fracasadas, asumir responsabilidades, contrastar criterios, quitarse vendas de los ojos y una vez quitadas no mirar para otro lado, redefinir prioridades y comunicarlas en tiempo y forma…Hay tanto por hacer…Cambiar el rumbo. Recuperarlo. Recuperar la ilusión, que tiene que ver con la confianza, que a su vez es la base de la comunicación.

Pero claro…¿y el timón? …y  me  inquieta que dos mentes tan brillantes (Jobs y Uriarte)  no reparen en ese pequeño detalle…en la importancia del timón. Por eso la palabra  que da titulo a este post es “impotencia”.

Anuncios

Acerca de JUAN CARLOS ETXEBERRIA

Periodista vasco. Trabajo actualmente en los servicios informativos de Euskal Telebista (ETB) elaborando reportajes para los informativos Gaur Egun y Teleberri
Esta entrada fue publicada en Tonterias importantes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Impotencia

  1. igor dijo:

    Aupa Juan Carlos,

    Zurekin bat nator ideia nagusian, baina, eta parkatuko didazu atrebentzia, funtsean ezin dugu geure burua “agintarien” ezgaitasunean atzean ezkutatu. Bakoitzak gure esparruan egin/aldatu/transformatu dezakeguna egitean datza gakoa. Ekin dizaiogun gure esku dagoena aldatzeari eta ez, ahalmena izanik egin nahi ez duenaren erantzukizuna bilatzen, izan ere, denborak jarriko ditu hauek merezi duten tokian eta.

    • Igor, asko estimatzen dut zure ekarpena. Ia 200 lagunek irakurri dute posta eta oain arte zu izan zara bakarra zerbait aportatzen. Mila esker. Ahalmena. Hor dago koxka. Impotentzia ez da pasibitatea eta post hau idatzi izana ( zihur izan neretzako erosoagoa dela ez idaztea) pasibitatean erortzeko arriskua ekiditu, ebitatu nahi dudala erakusten duela uste dut. Baina, egun, hau da eskuartean dudan tresna apala eta aldi berean handia: hitza eta argumentoak. Erabakitzeko ahalmena beste batzuena da.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s