Sevilla-París-Bilbao-Sestao

El pasado viernes 3 de junio, a eso de la una y media de la tarde,  a la misma hora que París Hilton aterrizaba en el aeropuerto de Loiu rodeada de fans y fotógrafos dispuestos a seguirla durante 48 horas, Juan Antonio Sevilla descendía a su vez de la grúa de 30 metros de altura a la que se había encaramado en un barrio de Sestao para pedir una vivienda de alquiler para sus tres hijos. La víspera había perdido su custodia.

Ese día a esa hora yo estaba en Sestao pero podía haber estado en Loiu.  Digo esto porque ambos hechos fueron considerados noticiosos por ETB que incluyó ambas noticias en las escaletas de sus informativos. A alguno le parecerá lamentable que un informativo general de una  televisión publica preste atención a Paris Hilton y no seré yo quien diga lo contrario aunque sí añadiré -esta vez en descargo de los responsables de informativos de ETB-  que fuimos la única televisión no  local  se ocupó de la noticia de Juan Antonio Sevilla.

De Paris sí supe más.  Tres veces más para ser exactos . Volví a verla en otros tantos  espacios supuestamente informativos:  de nuevo en ETB  el sábado al mediodía, en Tele5, en directo, el viernes en el espeluznante ¿informativo? de Piqueras de las 21:00 y en TVE dentro del bloque deportivo del sábado al mediodía;  al parecer la chica amadrina un equipo del mundial de motociclismo.

Tal vez el lector habitual de este blog esté pensando  que escribo  escandalizado por el hecho de que Paris y Juan Antonio recibiesen tan desigual atención mediática. O porque en un informativo en el que en 45′ hay que sintetizar lo más importante e interesante que acontece en Euskadi y en el mundo se le dedique casi minuto y medio a las andanzas de un producto mediático  norteamericano que hace ostentación de una nefasta escala de valores allí  donde va y que ha sido artificialmente construido en beneficio propio y de la MTV .  Y así es, pero solo en parte.

Lo que realmente me ha llevado a escribir este post es la constatación de que  la información que los medios dimos en ambos casos fue igual de vana y superficial. Y no es una andanada contra nadie en particular porque el texto que leyó la presentadora de Teleberri lo redactó un servidor. A lo que me refiero es a que dejamos pasar grandes historias delante de nuestras narices. Luego aplaudimos cuando las que cuentan otros. No hace mucho me hablaron de un reportaje de un premio Pulizer que giraba en torno a un tipo de una pequeña población americana golpeada por la crisis, un reportaje sobre la vida cotidiana, las miserias, los sueños rotos… Lo que quiero decir es que, aunque suene a sarcasmo,  el pasado vienes París y Juan Antonio pudieron ser igual de importantes porque ambos tenían una historia que contar que no fue contada. Y asumo mi parte.

Veámoslo así:

El viernes 3 de junio Juan Antonio Sevilla, 37 años, vecino de un barrio obrero de Sestao, separado, preceptor de una pequeña pensión de invalidez, parado, sin techo, brazo en cabestrillo, padre de tres hijos cuya custodia la Diputación había decidido retirarle 24 horas antes, se sube a una grúa de 30 metros de altura con una pancarta en la que pide ser recibido por el alcalde en funciones, el socialista José Luis Marcos Merino.  En cuestión de minutos la grúa se ve rodeada de vecinos y conocidos de Juan Antonio que menean la cabeza apesadumbrados al verle suplicar por “una casa de alquiler para mis hijos que no tienen la culpa de nada”. A pie de grúa la madre de los 3 niños se tapa la cara con las manos mientras los vecinos aplauden a su ex pareja.

¿Cómo ha llegado Juan Antonio a ese estado de desesperación? ¿por qué ha perdido la custodia de unos  hijos a los que parece querer incluso a costa de poner en peligro su vida, si es que a estas alturas de su desgracia siente alguna estima por ella ? ¿qué le prometieron los psicólogos para convencerlo de que bajase de la grúa? ¿dónde durmió esa noche? ¿alguna vez tuvo un trabajo y una familia “normal”? ¿alguna vez fue “uno más” como las decenas de vecinos que esa mañana le animaban a ras de suelo?  ¿qué ve Juan Antonio cuando piensa en “mañana”?  ¿se hundió por la crisis o hubiese acabado igual en otro contexto económico?

De todo eso no supimos nada. Como cantó una vez Juan Bautista Humet: ” y  nadie quiso preguntar”.

El viernes 3 de junio París Hilton, 30 años, multimillonaria, soltera,  pseudo actriz porno y pseudo cantante,  amante de los perros  y personaje estrella de los programas de cotilleo de la MTV de Estados Unidos se baja de un avión en Bilbao tras cruzar el Atlántico para  participar en una fiesta por la que cobrará una importante cantidad de dinero Como es habitual,  de inmediato se ve rodeada de paparazzis y fans dispuestos a seguirla por toda la ciudad.  De París supimos que estuvo descansando toda la tarde, que no visitó el Guggenheim, que probó unos pintxos que le llevaron a su habitación, que en su suite se rodeó de innumerables caprichos y que sembró su estancia en Bilbao de extravagantes condiciones como la de que las camareras y personas a su servicio fuesen extremadamente discretas en su vestuario y maquillaje.

Pero… ¿por qué pide esas cosas Paris Hilton? ¿las pide por sí misma o le dicen que las pida?¿así se construye  una celebrity? ¿qué le importa  como vaya maquillada una camarera a la que solo va a ver ella? ¿alguna vez en su vida ha pasado desapercibida?¿recuerda cómo se sintió? ¿le gustó? ¿ por qué cruza el océano para acudir a una fiesta de gente que no conoce si no necesita para nada el dinero que le pagan por ello? ¿por qué cree  que la gente se interesa por su vida? ¿a ella le interesa la vida de alguien? ¿a quien le gustaría parecerse? ¿a qué le da valor cuando se acuesta? ¿ha pensado alguna vez qué sería sin dinero?

Tampoco nadie quiso preguntar.

Para  mí , sin esas y otras preguntas, las historias de Juan Antonio Sevilla y París apenas tienen interés periodístico. Entiendo, por tanto, lógico  lo que pasó con Juan Antonio Sevilla en ETB2:  apenas ocupó 40 segundos.

Lo que no entiendo es por qué no paso lo mismo con París Hilton

E insisto: sobre lo que realmente deberíamos reflexionar al hilo de estas dos noticias no es sobre lo que se hizo, sino sobre lo que no se hizo. Así hablaríamos de medios materiales y humanos a disposición de los editores, de calidad de los contenidos, de enfoque de los temas, de formato y duración de los videos y de  otras zarandajas similares que nos interesan a algunos pelmas tocapelotas como el que suscribe.

 

Anuncios

Acerca de JUAN CARLOS ETXEBERRIA

Periodista vasco. Trabajo actualmente en los servicios informativos de Euskal Telebista (ETB) elaborando reportajes para los informativos Gaur Egun y Teleberri
Esta entrada fue publicada en Actualidad, teleberri y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sevilla-París-Bilbao-Sestao

  1. German dijo:

    Por abundar en el tema
    http://blog.erreacomunicacion.com/?p=872
    El teniente Schwenk no es un marrón

  2. visitante dijo:

    Te vi el viernes pasado en el autobus de Pesa y me dio verguenza felicitarte por tu blog. Lo hago aqui, desde el anonimato que da escribir desde mi propia casa. ¡¡¡Zorionak!!

    Deberías de escribir más. Lo haces muy bien.

    El texto de hoy me parece cojonudo y da que pensar.

    Sobre cosas curiosas del periodismo, lei ayer este texto. Me parece muy revelador de como se informa hoy en día.:

    http://fotoruffian.blogspot.com/2011/06/el-caso-sayalongo.html

    • Eskerrik asko. Y la próxima vez no te cortes, sobre todo si es para felicitarme por algo ja, ja, ja.
      Lo que cuentas en el enlace también merece una reflexión. A mí me llegan muchas historias via Twitter y trato de darles la misma consideración que a las noticias procedentes de medios tradicionales. Lo primero, confirmar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s