De cada diez personas que ven la tele, cinco…son la mitad.

Siempre me ha impactado la capacidad  los partidos políticos para declararse ganadores o cuando menos “nunca perdedores” en los minutos inmediatamente posteriores a la publicación de los datos electorales. Dentro de unas pocas semanas, el 22 de mayo, volverá a repetirse la ceremonia :  “hemos obtenido los mejores resultados jamás logrados por  nuestra formación en una elecciones municipales” (obviando sonrojantes descensos respecto a comicios autonómicos o generales) o “la confianza que han depositado en nosotros los ciudadanos nos convierten en la fuerza determinante para la gobernabilidad del municipio” (cuando en realidad la noticia es la perdidas de decenas de miles de votos).

Los jefes  de comunicación de los partidos y los gobiernos, sean del signo que sean, filtran y retuercen las cifras hasta encontrar un titular que su líder pueda recitar airoso y satisfecho ante el atril y los micrófonos de la  noche electoral.  Nunca mienten, se cuidan mucho de no hacerlo, pero anteponen su interés a cualquier otra consideración , incluido,  por supuesto, el interés del espectador y su derecho a recibir información. En esas circunstancias creo que es deber del periodista recoger el mensaje que cada partido quiera dar y, a continuación, ofrecer al espectador todos aquellos datos que el emisor interesado ha obviado, los datos que  permitan al cuidadano hacerse una idea cabal de lo que realmente es noticia. Seguramente cualquier periodista que lea esto estará de acuerdo conmigo.

Bien. Hagamos ahora un ejercicio de sustitución. Cambiemos “partidos políticos” por “medios de comunicación”  y  “resultados electorales” por “resultados de audiencia”. ¿no ocurre algo muy similar cada vez que los medios informan en publico de sus resultados de audiencia tras los pertinentes informes del Estudio General de Medios o CIES?  Lamentablemente creo que los directivos de los medios de comunicación imitan a los directivos de los partidos políticos y “nunca pierden”. Que baja la tele…se evita mencionar el dato en la nota de prensa y se destaca el de la radio; que el dato de la principal emisora de radio del medio es malo…se suman los oyentes de todas las demás emisoras del grupo y solucionado. Que bajan la tele y la radio…pues se destaca internet…y así hasta el infinito. Y llegado el caso extremo siempre se pueden sumar las audiencias de todos y elaborar un titular del tipo “Mas de un millón de personas siguen diariamente los medios de…”, lo cual es tan cierto como deontológicamente penoso, porque este tipo de noticias sobre audiencias siempre se dan tomando como referencia los  informes que miden la evolución  y los cambios en el numero de espectadores y, por tanto, ofrecer la comparación con el anterior informe es una información que no puede ni debe faltar.

No tengo ningún reparo en confesar que este comentario viene al hilo de las informaciones que he escuchado en EITB tras la ultima oleada del EGM. No es la primera vez que la casa entra en este juego de exponer los resultados en función de sus intereses anteponiéndolos al derecho del espectador. La máxima “que la realidad no te aparte de un buen titular” presidió también muchas notas de prensa sobre audiencias elaboradas por la anterior dirección de EITB. En más de una ocasión tuve miradas o comentarios de reproche por no ceñirme al titular impoluto que, amablemente, nos proporcionaban los chicos del departamento de prensa para que lo diésemos, tal cual, sin una mínima criba ni sentido critico.  Algunas veces tragué y otras no. En esta ocasión la diferencia (relevante diferencia) es  que la mala evolución de los datos de audiencia está complicando tanto el trabajo a los “redactores de titulares positivos” que estos empiezan a rozar la farsa. En la última promo de Radio Euskadi sobre los datos del EGM la primera frase que escucha el espectador en la voz del sufrido Felix Linares es: “Confirmado. Cada vez mas gente oye la radio”. No, no dice Radio Euskadi, sino ” la radio”, porque, recuerden, se trata de dar buena imagen, pero sin mentir. Que quieren que les diga, a mi lo que me ha venido a la cabeza es la frase que da titulo a este post, frase extraída de uno de los espectáculos humorísticos de Les Luthiers : “de cada 10 personas que ven la televisión, 5….(pausa dramática) son la mitad”. Por este camino, cualquier día  escucharemos algo así en las promos de ETB. 

Miren, los datos realmente relevantes son estos: en diciembre de 2009 Alberto Surio informó al Consejo de administración que , según datos del EGM, las televisiones de ETB tenían 913.000 espactadores diarios.  El último EGM (abril 2011) nos da 623.000. En varias notas de prensa de EITB sobre las oleadas del EGM del 2010 se evitó proporcionar el dato de las televisiones. Es igual, la diferencia de espectadores de diciembre del 2009 a marzo del 2011 habla por sí sola ( y  estoy evitando remontarme a años anteriores porque no pretendo comparar los resultados “de los de  antes” con “los de ahora”). ETB ha perdido en 2 años cerca de un 35% de audiencia. Y a alguno todavía le quedan ganas de redactar titulares en positivo.

Y, para ir terminando, la pregunta que me surge es: ¿cómo debe actuar el periodista cuando tiene que informar sobre estas noticias? Muchos medios, entre ellos ETB, han recogido la nota de prensa del grupo EITB sobra la evolución de sus audiencias y la han reproducido sin someterla a un mínimo análisis crítico. Todos los datos que he dado sobre numero de espectadores de ETB están en Google (he evitado deliberadamente usar cifras que no se hayan hecho públicas) así que cualquiera ha podido contrastar la información sobre las audiencias. No se ha hecho y vuelvo al ejemplo de los políticos en sus comparecencias electorales ¿por qué nos parece lógico descodificar, contrastar o completar el titular que nos da el portavoz político en su noche electoral y en cambio no nos planteamos hacer lo mismo cuando un medio informa sobre sus datos de audiencia tras la oleada de EGM?  El mecanismo es el mismo.  Ustedes dirán. Mientras piensan la respuesta pueden jugar a este juego que planteó hace unos años  en su blog Ramon Salaberria. No se lo pierdan.

Una última reflexión. Una vez alguien me preguntó: “¿conoces algún medio que informe sobre sus malos datos de audiencia?”. Estuve mirando y remirando para poder dar una respuesta a esa interesante pregunta…y no encontré ninguno. En cambio si me dí cuenta de que ante unos malos datos de audiencia hay una alternativa: el silencio. Nadie obliga a los medios a informar públicamente sobre un mal dato de audiencia…entonces…¿no es mejor dejar pasar el tema? Si la tele tiene malos datos y la radio buenos…¿no sera mas lógico que sea la radio quien aborde el tema y la tele haga un prudente  mutis?

No sé…este último punto es algo que no tengo claro…así que me refugiaré en el humor. Recuerden: de cada 10 espectadores de televisión, cinco…son la mitad”

Anuncios

Acerca de JUAN CARLOS ETXEBERRIA

Periodista vasco. Trabajo actualmente en los servicios informativos de Euskal Telebista (ETB) elaborando reportajes para los informativos Gaur Egun y Teleberri
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a De cada diez personas que ven la tele, cinco…son la mitad.

  1. Estefanía dijo:

    Digamos que todo dependerá del cristal con el que se mire… A mí no me parece tan escandaloso que se extraigan titulares favorables, que los medios interpreten los datos de audiencia del modo que más les convenga y que sea esa interpretación, y no otra, la que se haga pública o se subraye. Siempre que se atengan a la realidad.
    Más me da qué pensar que el único modo que parece tenerse en cuenta a la hora de valorar el seguimiento de los medios sea meramente numérico o estadístico, cuando la realidad de la experiencia del televidente, radioyente o lector es, como es lógico, mucho más rica. Un análisis de valoración, percepción, adscripción… resultaría tan interesante como complementario con respecto a la estadística.
    Un abrazo.

    • Lo de la valoración cualitativa es, efectivamente, necesario y sumamente interesante. Respecto a lo otro, insisto: si informas a tu lector/espectador cuando ganas audiencia, debes informarle también cuando la pierdes. Y si en una oleada EGM le das el dato de la oleada anterior para que vea cuanto has subido, en la siguiente debes darselo para que vea que no has subido tanto esta vez. Un saludo.

  2. Aitor dijo:

    Te alabo por ejercer esta crítica desde dentro, tanto a los anteriores gestores como a los actuales. Hoy en día se ve muy poco a gente así…

  3. Ander dijo:

    Oí esa promoción de Félix Linares diciendo “cada vez más gente escucha la radio” y me quedé con el culo torcío.

    Se me ocurren titulares para el futuro: “En este trimestre han muerto seis mil oyentes de otras radios. Más te vale escucharnos a nosotros”.

  4. tsunakata dijo:

    Está peor aquí en mi país… En México, hay un duopólio entre las dos grandes televisoras del país (Televisa y TV Azteca), se la pasan compitiendo entre ella por quién tiene más televidentes y a través de sus señales envían mensajes indirectos entre ellos de que uno es mejor que otro, y le gente se tiene que conformar porque no hay más opciones en la televisión abierta. Hay unas pequeñas televisoras regionales en tv abierta pero no tienen mucha audiencia. Y en cuanto a noticias, sólo pasan lo que les conviene a ellos y tratan de mostrar a México como el mejor país del mundo y censuran noticias relacionadas con la violencia en el norte del país, segun “para dar una mejor imágen al exterior sobre México”.

    Ciertamente hay más opciones en España y Europa que en México, en cuánto a la radio, cada vez menos se escucha, pero incluso en esta los dos corporativos antes mencionados también tiene fuerte control sobre la radio.

    Sinceramente hay más libertad de elegir que ver en España que en México. Saludos

    • Saludos Tsunakata y gracias por el comentario. En 1993 estuve una semana trabajando en tu pais para ETB y recuerdo que Televisa me pareció un monstruo. Había muchísima gente en el edificio de la TV pero apenas trabajaba nadie. A buen seguro tienes razón y en España hay mucha más libertad y oferta informativa, pero los medios de comunicación europeos estamos inmersos en una crisis que esta haciendo que conceptos como independencia, calidad, objetividad y servicio publico estén en serio peligro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s