Entrevista con Olatz Simon, enviada especial de EITB a El Cairo.

Recién aterrizada de Pekín la mandaron a Lisboa y recién aterrizada de Lisboa la mandaron a El Cairo.  Ahora Olatz Simon (Bilbao, 1980) acaba de regresar de Egipto para irse a Milan a cubrir las manifestaciones previas al inminente  juicio contra Berlusconi. 

Olatz  ha estado  9 días en Egipto informando sobre las revueltas que desde hace casi 3 semanas sacuden el país. Regresó antes de la caída de Mubarak pero ha sido testigo de algunos de los principales acontecimientos de esta histórica revuelta popular.

Desplazarse a un lugar lejano como enviada especial no es algo nuevo para Olatz. Pese a su juventud, ha sido corresponsal de EITB en Bruselas durante 3 años (2005- 2008)  y más recientemente corresponsal en China (2008-2010). La lista de países europeos y de Asia oriental en los que ha trabajado le acredita como una de las periodistas de EITB con más experiencia en información internacional.       

Actualmente Olatz vive en Barcelona aunque tal vez eso sea mucho decir para alguien que siempre tiene la maleta dispuesta para salir hacia donde haga falta. Nos conocemos desde hace años y he seguido con atención y una sana mezcla de admiración y envidia sus magníficos directos desde El Cairo.

 A Olatz le gusta “dar noticias”, no “ser noticia”.  Tiene muy claro que lo primero que hay que ofrecer al espectador son hechos y testimonios. La emoción cuenta, pero viene después. Yo estaba seguro de que había muchas cosas que no había contado acerca su trabajo durante la revuelta popular egipcia y por eso le agradezco enormemente que se haya prestado a esta entrevista. Olatz puede aportar  historias no contadas plagadas de detalles que no encajan en un breve y sintético directo televisivo  y que, sin embargo,  resultan de sumo interés para conocer las “tripas” del trabajo de esa figura tan atractiva como es la del enviado –en este caso, enviada- especial

-Hola. ¿Cómo estás?

-Bien. Yendo y viniendo a Ikea y  pendiente de que me vayan trayendo frigorífico y demás  porque acabo de mudarme a un piso vacío…Y con los trámites de empadronamiento en Barcelona por hacer…

-Suena apasionante…

-Si. Ja, ja…

-Has estado 9 días en El Cairo, ¿Cómo llegas allí?

-Acababa de estar en las elecciones de Portugal y al día siguiente de pisar Barcelona, el miércoles 26 de enero,  me llamo Mikel Reparaz,  jefe de Internacional de ETB,  para proponerme ir a Egipto. La idea inicial era  cubrir el hueco de Mikel Ayestaran -que estaba en Túnez- durante un par de días. Mikel es el corresponsal en la zona así que yo me iba a limitar a entrar en los informativos hasta que él llegase. Pero, ya ves,  la cosa se complicó.

-¿Cuándo aterrizas en Egipto?

-A la mañana siguiente, el jueves 27,  preparé un par de cosas en una mini-maleta (total, eran dos días) cogí el ordenador y volé a El Cairo desde Barcelona. Son cuatro o cinco horas de vuelo.

-Todo muy precipitado…para variar.

-Estas cosas son así, pero lo de ese primer día fue de record. Aterricé en El Cairo a las 19:00 hora de Euskadi y tenía el primer directo a las 20:00.

-Imposible…

-Pues llegué. Luego resulta que no entramos en Gaur Egun y sólo lo hicimos en Teleberri, pero a las 20:00 yo estaba “pinchada” lista para entrar.

-Y ¿cómo lo hiciste?… ¿Ibas sola? ¿Qué le dijiste al taxista?

-Iba sola. Salí del aeropuerto a la carrera. Menos mal que llevaba todo en la maleta de mano porque si llego a facturar, no llego. Me monté en un taxi –de los clandestinos, no oficial- y le dije al taxista –en ingles- el nombre de la calle donde estaba el punto de directo. El hombre no sabía ingles y cuando encontró a alguien que si lo hablaba me respondió que había dos calles con ese nombre en El Cairo.

-Entonces…

-Yo no tenía ni idea de cual era pero sabía que el punto de directo estaba cerca del Nilo, así que, arriesgue,  le dije que me llevase a la que estuviese más cerca del Downtown…y acerté.

-De todos modos no sería fácil llegar hasta allí…

-No. El Cairo vivía su segundo día de protestas en la calle y en la ciudad –de por sí caótica- se respiraba una gran desorganización. Me refiero a que hasta las manifestaciones o concentraciones daban sensación de ser improvisadas.  Circulando a toda velocidad en dirección al Downtown yo ya daba el directo por perdido pero milagrosamente llegamos a tiempo al Hilton.

-¿Al Hilton?

-Si. El productor de Overon, la empresa encargada de los directos,  nos había citado en la puerta del hotel para guiarnos hasta el punto de directo; y menos mal…El edificio donde estaban instaladas las cámaras parecía cualquier cosa excepto un lugar donde uno tenia que entrar para informar. Entramos en el ascensor pero solo conseguimos subir hasta la cuarta planta. Nos quedaban otras ¡seis! hasta la azotea. Las subimos corriendo y llegamos sin resuello a una terraza llena de cables, suciedad y yo que sé qué más. Como te decía me pincharon a tiempo para Gaur Egun pero al final no entramos.

-¿Y qué contaste si habías llegado a Egipto una hora antes?

-Pues lo que se hace en esos casos: algo de lo que has visto por el camino y lo que te han contado por teléfono desde Bilbao.

-¿Y luego?

-Al acabar el directo crucé al otro lado del Nilo, donde me habían reservado un hotel, mandé un par de crónicas de radio, me dí cuenta de que había metido muy poca ropa en la Troley…y me fui a dormir. Pufff.

-Al día siguiente, el viernes, se produjo una enorme manifestación popular, como hacía años que no se veía en Egipto… ¿Cómo lo recuerdas?

El viernes 28 fue un día terrible. Se lanzaron más de 200.000 botes de gas lacrimógeno, se quemaron decenas de coches y murieron más de 100 personas. Hicimos los directos desde el edificio del día anterior, pero no desde la azotea sino desde un ventanal desde el que se veía la autopista llena de gente huyendo de la policía. Estábamos en la 4ª planta y Al Jazzera en la 5ª, así que la posición era absolutamente privilegiada. Durante los directos ya nos dimos cuenta de que había mucho humo pero fue al salir a la calle cuando realmente nos hicimos cargo de la tensión y de la gravedad de la situación. Yo me dí cuenta de que tratar de cruzar el Nilo hacia mi hotel en aquellas circunstancias podía ser muy peligroso. Ja, ja…, ! si lo comparo con lo que fue el último día aquello no era nada ¡

-¿Y qué hiciste?

-Pues buscar habitación en el Hilton…con lo puesto, pero el hotel estaba lleno de turistas extranjeros atrapados por la cancelación de vuelos y me dijeron que no había habitación. Afortunadamente una compañera de Antena 3 tenía dos camas en la habitación y me dejo pasar la noche allí.

-Pues vaya… ¿y cómo arranca el sábado?

-El sábado iba todo normal y yo ya había entrado para la radio cuando a eso de la una de la tarde, una hora antes del directo de Gaur Egun, me llama el productor de Overon y me dice que la policía ha entrado en el edificio y les ha prohibido terminantemente colocar la cámara frente a la ventana porque no querían que se viese el exterior. Solo hay dos opciones: hacer el directo en un pasillo que, la verdad, puede ser de El Cairo o de Aranda de Duero, o bien hacer el directo sobre un fondo de tela negra. Yo llamé a Bilbao, les expuse la situación y optaron por el pasillo. Sinceramente creo que fue un acierto porque la imagen de la tela negra de fondo que usaron otras televisiones recordaba demasiado a otras cosas… Ya por la noche nos colocamos frente a una ventana a la que le añadieron un filtro para evitar reflejos. Cuando acabamos los directos estábamos en pleno toque de queda así que estaba totalmente descartada la posibilidad de cruzar el río y llegar al hotel. La única opción era volver al Hilton. El edificio de los directos y el hotel compartían acceso común a través de un parking así que, aunque suponía saltarse el toque de queda, apenas teníamos que cruzar 30 metros hasta la entrada del hotel. Esa segunda noche ya había habido salidas y pude hacerme con una habitación

-¿Cómo era el ambiente del Hilton? Se ha escrito mucho sobre ese ambiente “especial” que se crea en los grandes hoteles cuando  se convierten en cuartel general de periodistas…   

-Pues es real. Y si de repente ves pasar a Cristiane Amanpour, ni te cuento. ¡Qué impresión! Es como meter a Isabel Preysler en Gaza; y no lo digo porque se diese aires de grandeza ni por los cuatro o cinco ayudantes que la acompañan a todas partes. No, es que, de verdad, esa mujer irradia carisma y en vez de andar parece que flota. Verla en persona fue cumplir un sueño. Y allí estaban también algunos de los presentadores más conocidos de la CNN y por supuesto compañeros de TVE, Antena 3, Tele5, LA Sexta…!todos sin Internet¡

-Pues andaríais como peces fuera del agua…

-Mira, los teléfonos móviles normales no funcionaban; solo servían los teléfonos por satélite y, yo, desde luego, no tenía uno de esos. Una productora ofreció ese tipo de llamadas y había que ver la cola que se montó. A mi me ayudó la gente de Antena 3 pero en todo el día solo pude hablar dos veces con Bilbao. Imagínate lo que es eso con todo lo que hay que hablar, coordinar, precisar y cerrar para que a la hora de dar la información no nos pisemos datos y los pasos a los videos sean fluídos…

-Y si hasta entonces la situación en la calle había sido más o menos estable, la noche del sábado al domingo la cosa se complica…y al día siguiente nos contáis que hay saqueos y robos…

-Ahí lo que pasó fue que la policía –activa contra los manifestantes- se retiró para dejar paso al ejercito –que adoptó una postura más pasiva- pero digamos que en el “cambio de turno” hubo un vacío de poder que derivó en saqueos y tropelías.Casi de inmediato la gente empezó a organizarse en patrullas civiles simplemente para defender sus posesiones. Esa situación no duró demasiado porque la presencia de los militares –que no llegaron disparar ni un tiro- sirvió para intimidar a los saqueadores.

-Y tú seguías sin maleta…

-Si, toda mi maleta con toda mi ropa (poca, como te he dicho) estaba en el hotel de la primera noche, así que tuve que pedir prestados varios pañuelos y foulards a otras compañeras para no aparecer en los directos siempre vestida igual…

-Yo recuerdo que el lunes y el martes estuve hablando con turistas y trabajadores vascos y el martes con egipcios residentes en Donostia y todos –unos porque estaban allí y otros porque hablaban a diario con la familia- me dijeron que la situación en el país era relativamente tranquila.

-Sí, es verdad. Domingo y lunes son dos días de calma previos a la gran manifestación del martes a la que llamaron  “la marcha del millón”. Sin embargo, el domingo, en el Teleberri del mediodía pasamos un momento muy apurado aunque la verdad no trascendió.

-¿Qué pasó?

-Yo estaba en directo y acababa de dar paso a un video de Mikel Ayestaran. La pieza duraba minuto y medio y nada más darle yo paso aparecen dos soldados, dos tíos con bayonetas e intentan quitarnos la cámara.

-Pero, ¿por qué?

-Se suponía que estaba prohibido emitir en directo imágenes de gente en la calle que no fueran las de la Plaza Tahir. Por suerte los de la productora Overon los entretuvieron lo suficiente como para que yo pudiese acabar el directo sin que se notase pero nada mas terminar tuvimos que mover la cámara de sitio. Luego supe que en la entrada de nuestro edificio había “chivatos” que habían denunciado que había un extraño ir y venir de extranjeros en la casa.

-Pues tu directo del lunes no fue mucho más tranquilo. Te vimos melena al viento y sujetando no se qué que se te venía encima

-! Qué vergüenza

-¿Qué pasó exactamente?

-Resulta que teníamos la cámara en un descansillo, frente a una ventana a la que le habían colocado una especie de filtro para la luz y que de paso nos protegía del viento. Ese día, antes de entrar yo, entró el chico de Tele Madrid y yo ya me di cuenta de que el filtro se movía, pero… Total, que en mitad del directo el filtro se me cayó encima y me dio en la cabeza pero con tan mala fortuna que no se soltó del todo, así que yo tuve que sujetar a la vez el filtro, el micro y el cuaderno. No sé…yo hago cuentas y me falta una mano así que te aseguro que no sé como lo hice.

-Yo lo que no sé es como no te quedaste sin habla.

-Es que ahí…o te callas o sigues…y si sigues, pues sigues hasta el final. A mí una vez en Bruselas se me había soltado un foco en un directo pero esto fue peor…

-La anécdota tonta del viaje….

-Sí y unos días más tarde, cuando volvió la conexión a Internet, Lide Zubia (productora de ETB en Bilbao) me envío una copia de la emisión para que yo lo viese.

-Buena idea porque esas cosas, cuando pasan, en mejor verlas. Ayudan a desdramatizar porque uno se queda con una sensación mil veces pero de lo que en realidad es.

-Pues cuando recibí el video se lo enseñé a los compañeros y fue realmente divertido. Nos tronchamos de risa todos. Nos vino muy bien como “descompresión” después de días de mucha tensión.

-Y el martes,  el día de la gran manifestación…

-El martes pude volver a mi hotel y recoger la maleta. Salí a las 7 de la mañana y le pedí a un taxista que me llevase al otro lado. Tuvimos que cruzar varios check points ciudadanos pero me trataron bien, sin problemas. Cogí mis cosas y volví al Hilton. Lo que vino después es una de esas cosas que ponen los pelos de punta. Salieron a la calle decenas, cientos de miles de personas. Esas imágenes tantas veces vistas de gente tremendamente exaltada en Oriente Medio es algo que hay que verlo y respirarlo porque aunque lo primero que te provocan es miedo, enseguida te das cuenta de que para ellos es una fiesta y que además están deseando contártelo, explicártelo. Y me impacto comprobar que algunas de las personas que mejor hablaban inglés de las que se acercaron a nosotros eran mujeres con burka que querían hablarnos de lo que estaba pasando en su país. Yo vi de todo. Ejecutivos encorbatados, chicas con ropas occidentalizadas, jóvenes, hombres, mujeres. Cientos de miles de ellos. Un profesor de español de la Universidad de El Cairo al que entrevisté me decía que para el pueblo egipcio, ver al rico, al bien situado, al erudito…salir a gritar a la calle…era un enorme estímulo para los más desfavorecidos.

-Y ese día fue el primer discurso de Mubarak

-Si. Su aparición generó mucha expectación. Tanta como la frustración que se produjo al término de su intervención televisada.

-Ahora que conocemos el desenlace da la impresión de que quemaba sus últimos cartuchos…

-Al día siguiente yo salí del Hilton a las 7 de la mañana para darme una vuelta por la plaza Tahir. Lo hice varios días a la misma hora pero ese miércoles enseguida se empezó a notar que el ambiente había cambiado. En las cercanías del hotel empezaron a aparecer grupitos de partidarios de Mubarak que hasta entonces no habíamos visto y que abiertamente trataban de llamar la atención de los periodistas internacionales. Durante la mañana vimos escaramuzas entre partidarios y detractores del presidente, algún que otro empujón, discusiones…y mucha tensión.

-Pero aquí pensamos que la situación estaba relativamente tranquila. Por lo menos los teletipos eso decían.

-Y era cierto pero a las 13:30, en cuestión de minutos, allí empezó una guerra civil en miniatura. En menos de media hora llegaron hasta la plaza ¡decenas de miles de partidarios de Mubarak!. Policías vestidos de civiles, ex presidarios contratados, exaltados. Al parecer durante la noche la policía y los servicios secretos habían arengado a la gente en los barrios mas pobres apelando a su patriotismo y enarbolando el discurso de la noche que la noche anterior había hecho Mubarak con sus veladas acusaciones de que potencias extranjeras amenazaban con controlar Egipto. Esa gente hizo correr entre la gente mas humilde el bulo de que los periodistas extranjeros íbamos armados.

-Yo estuve pegado a la televisión un par de horas. Las imágenes eran impresionantes.

-Nosotros en el directo hicimos un  zoom in hacia la calle y enseñamos a soldados, que increpaban a la gente a punta de pistola. En esas estábamos en Gaur Egun cuando entro en nuestro edificio un partidario de Mubarak súper exaltado. Primero se fue hacia los compañeros de la Sexta que estaban más abajo y después yo me di cuenta de que venía hacia nosotros.

-Y…

-Yo no sabía quien era ni en qué plan venía, pero le oía gritar en árabe así que yo también les gritaba a los de abajo: “¡es bueno o malo!”, “¡es bueno o malo!” “No lo sé, no lo sé”, me respondían. Todo ese lío se produjo con el video de Mikel Ayestarán en el aire. Desde el control de realización de Bilbao Carmen Baroja se dio cuenta de lo que estaba pasando y estuvimos a punto de cortar el directo.  Al final no hizo falta.

-Hay que aguantar el tipo cuando te vuelven a pinchar…

-En ese momento dudé sobre lo que tenía que hacer: contar lo que nos acababa de ocurrir o seguir con el guión previsto. Apenas tienes segundos para decidir y pensé que si el espectador no había visto ni oído nada de aquel follón no había porqué comentarlo. Luego, en Teleberri, con más calma, si lo conté porque me pareció que iba a ayudar a entender la situación de tensión que se estaba viviendo allí y porque nos enteramos de que había habido más intentos de agresión a periodistas.

– Pero todavía os faltaba lo peor, ¿verdad?

-Sí, lo que vino después, el ultimo día, es uno de los peores tragos que me ha tocado pasar en mi vida profesional.

-De acuerdo, Olatz, pero no lo cuentes todavía. Hazlo después de la publicidad…

(continuará)

Anuncios

Acerca de JUAN CARLOS ETXEBERRIA

Periodista vasco. Trabajo actualmente en los servicios informativos de Euskal Telebista (ETB) elaborando reportajes para los informativos Gaur Egun y Teleberri
Esta entrada fue publicada en Actualidad, teleberri y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Entrevista con Olatz Simon, enviada especial de EITB a El Cairo.

  1. Iñigo dijo:

    The back story, dicen los yankees a este tipo de trabajos. Oso interesantea.

  2. Estefanía dijo:

    ¡NO NOS DEJES ASÍ!
    🙂
    Olatz Simón me parece de lo mejorcito que hay en televisión, y sus nervios de acero me tienen fascinada.
    Ahora, durante la publicidad, haré zapping, pero a la vuelta espero el desenlace…
    ¡Un abrazo!

  3. Igor dijo:

    Jo, hori da tenplea hori, Olatz!!
    Nire mirespen osoa, egoera zail hoietan bere lana aurrera ateratzen duten profesionalenganako!!
    Eskerrik asko Juan Carlos, beste behin berriaren alde izkutua erakusteagatik.

  4. Txispa dijo:

    Poto, para que todo parezca que esta bien contado, cambia o modifica la fecha del parrafo “Acababa de estar en las elecciones de Portugal y al día siguiente de pisar Barcelona, el miércoles 26 de febrero, me llamo Mikel Reparaz……”
    Ya que si no me confundo hoy todavia estamos a 13 de Febrero……
    Si quieres luego te “cargas” este comentario. Saludos desde Durango y ZORIONAK !!! por tu trabajo remunerado y muchas mas felicidades y parabienes por este.
    No nos dejes en la estacada y sigue contandonos las “tripas” pasadas, presentes y futuras del Txoritoki !!!

  5. Tsubasa dijo:

    Excelente entrevista, siempre es interesante conocer el detrás de cámaras de una cobertura noticiosa, en especial está que cubrió un importante cambio para el pueblo Egipcio. Saludos desde México.

  6. Edu Araujo dijo:

    Es un lujo tener acceso gracias a “Once upon a time in the web” a la intrahistoria de estas crónicas. El momento filtro es puro simbolismo!!: la técnica, el atrezzo, “aderezan” la historia, pero son las personas que sujetan el micro las que sostienen todo el tinglado!. 😉
    Eskerrik asko!

  7. patxitx dijo:

    Juan Carlos, zoragarria zure elkarrizketa Olatzi. Horrela herritar xumeek jakin dezakegu zer gertatzen den “behind the scenes”. Harrigarria!
    Milla esker!
    Nere mirespenik haundien Olatz Simonentzat. Animo eta segi horrela!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s